miércoles, 16 de diciembre de 2009

Aminatu, mejor viva


No puedo mas que mostrar mi admiración y respeto por Aminatu Haidar de quien, confieso, no había oído hablar hasta que apareció varada en un rincón del aeropuerto de Lanzarote. Bravo por su determinación, por su coraje, por la firmeza con la que defiende los derechos del pueblo saharaui pero ... ¿no debería poner fin a esta protesta en este momento? No ha conseguido doblegar al gobierno marroquí pero no cabe duda de que ha logrado muchos otros objetivos: poner en primera plana la situación de abandono y olvido del "asunto del Sahara", sacar los colores al Gobierno español (a todos los gobiernos desde 1975), convocar un movimiento inmenso de solidaridad para su causa, poner en evidencia al gobierno de los EEUU, ... Me parece un balance bastante considerable para una mujer sola. Por eso mismo creo que puede ser más valiosa su actitud, permaneciendo viva que dejándose morir. Su persistencia en la protesta por otros medios puede mantener la presión sobre España, Europa, EEUU, y sobre todo, Marruecos, de una manera más prolongada en el tiempo pues, como se ha podido comprobar, la solución no es nada fácil. Y, sobre todo, ¿de qué les servirá a sus hijos tener una madre muy digna pero muerta por su propia voluntad ? Mahatma Gandhi fue quien utilizó en varias ocasiones la huelga de hambre como un método revolucionario de resistencia pacífica pero también supo escuchar las voces de amigos y compañeros que le invitaron a abandonarla, no desistiendo de su lucha sino buscando y encontrando otros caminos. Y no puede decirse que su enemigo, el Imperio Británico, fuera precisamente pequeño.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Un poquito de democracia, pero sin pasarse.


En Cataluña votan si quieren ser independientes. Los suizos votan para prohibir los minaretes. En Zaragoza votamos para elegir de qué color queremos pintar el Puente de Hierro, ...Por cierto, que en este último caso, me cuentan que ha habido miles de cibervotos para que sea blanquiazul. Exactamente los colores del equipo de fútbol de la ciudad. ¡Qué lástima que yo no he podido votar! Entre otras cosas, porque mi color favorito no estaba entre las opciones. Yo lo hubiera querido dorado como un puente parisino, hubiera sido mucho más "chic".

Se impone la democracia minimalista y populista: votemos pero cosas fáciles, que nos lo pongan simple, que no tengamos que rompernos la cabeza. Votemos mejor a puntapiés. Los ejemplos citados son muy clarificadores de esta postura. En el caso de los vecinos catalanes no tengo muy claro si los que votan por la independencia han ido más allá de lugares comunes y anquilosamientos románticos y decimonónicos, si se les ha ocurrido siquiera plantearse qué harán el primer día que ¡por fin! les llegue la liberación. Por cierto, también uno de los líderes de la causa independentista es un conocido futbolero, qué casualidad) Tampoco sé si, puestos a reprimir fanatismos religiosos en la civilizada Suiza, han puesto en la lista todas las opciones (por aquellas tierras fue donde quemaron en la hoguera a nuestro paisano Miguel Servet y a otros muchos y entonces no fueron precisamente los musulmanes quienes encendieron la pira).

Pero lo que peor me parece es lo del puente. ¿Por qué sólo rojo, verde o zaragocista? Lo mismo me ocurre a la hora de votar en las listas electorales, no puedo hacer unas selección de las personas que considero más válidas para representarnos en el Parlamento, independientemente de su adscripción política y del número de orden en el que aparezcan. Hay que tragar con el pack completo. Lo contrario podría ser muy peligroso para algunos, quizás se caerían de las listas gentes que ya han hecho de la poltrona su hábitat particular. Aunque existe una segunda posibilidad que me aterra todavía más: que fueran los del fútbol, acompañados de modelos y otros tipos tan frívolamente "cultivados" como ellos los que se hicieran cargo de gestionar la cosa pública (de esto último ya se me ocurren bastantes casos).






domingo, 6 de diciembre de 2009

Lo que las balas no pudieron matar

Todas las balas de aquellos asesinos cobardes, mediocres y ladrones nunca pudieron ni podrán apagar su voz...

jueves, 3 de diciembre de 2009

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en Internet”

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…
1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.